Sobre mí

Soy Yolanda y trabajo con las Flores de Bach, acompañando a personas y animales en procesos y estados emocionales en diferentes etapas de la vida.

Todavía recuerdo al pequeño Stark, mi primer gato en acogida, acurrucado y ronroneando en mi regazo mientras yo trabajaba sentada delante del ordenador. Un motorcito diminuto, caliente y peludo, que estaba resquebrajando la coraza de mi corazón sin darme cuenta; y lo hacía únicamente con su confianza y amor. Bastaron unos pocos días —los que tardó en irse de viaje a Alemania con su familia adoptante— para hacer mella en mí. Había hecho lo más difícil, y ya no había vuelta atrás.

Después vinieron Blacki, la familia Tramp, Bimba & Tambor, Bach, las hermanas Tizón, Plato & Canila, el señor Karlot, Chico & Linus, y tantos otros que me enseñaron el amor incondicional, a querer sin poseer = libremente; acompañando y cuidando su camino como casa de acogida, siendo puente entre el antes y el después.

Años después me mudé a una casa con jardín y a los gatos se sumaron los perros: algunos cachorros alegres, algún caso de abandono extremo, y varias yayas que vinieron a vivir con nosotras sus últimos años —y de paso a equilibrar tanta energía adolescente—.

No somos los propietarios de la tierra, los bosques, los animales o los ríos; solo somos guardianes temporales y tenemos el deber de protegerlos.

E. F. Schumacher

En ese tiempo también el protagonismo del jardín fue en aumento y las plantas, antes de interior, ahora se multiplicaban en el exterior. Pruno, ciruelo, higueras, rosales, jazmines, adelfas… y más tarde el huerto, que incluía plantas aromáticas y medicinales. La naturaleza se abría paso en mí, sutil, silenciosa, poderosa. Las estaciones y la luz, el sol y la luna iban despertando mi memoria dormida. Mi cuerpo recordaba y respondía a estos estímulos. Descubrí la primavera que asoma en el invierno, el otoño escondido en el verano, la vida ¡y la importancia! del suelo, el movimiento constante de la Vida. En definitiva, la ecología profunda, esto es, la comprensión —y la certeza— de una radical interdependencia de todos los fenómenos y los seres en la Tierra.

Flores de Bach: Mirada holística

Llegué a las Flores de Bach a través de los animales, mis compañeros de vida; quienes, libres de prejuicios, fueron los primeros en beneficiarse de sus bondades. Sentí entonces que, para ser honesta, también a mí me tocaba hacer un trabajo consciente en el que las Flores me podían acompañar; y aún siguen haciéndolo.

En el camino de despertar he aprendido que las esencias florales son tan profundas como la terapia que queramos acometer con ellas. Podemos usarlas como si de un botiquín doméstico se tratara —yo misma las utilizo así, igual que tengo un jardín con plantas aromáticas y medicinales, o un huerto que cultivar con mis propias manos—; pero también podemos abordar aspectos más estructurales de la persona, de nuestro carácter e identidad. Las Flores de Bach contienen información y pueden ser preventivas, sanadoras, curativas, reparadoras, acompañantes y, siempre-siempre son reguladoras. Y esto último es muy importante, porque la terapia floral pertenece al ámbito de la Conciencia Vegetal y su trabajo sutil nos equilibra.

Las esencias florales adquieren todo su potencial dentro de una mirada sistémica, en la que nos reconocemos como parte de la Vida y seres interdependientes.

Ahora me gustaría compartir este aprendizaje contigo y acompañarte con las Flores de Bach. A ti o a tu compañero animal. En el día a día o en situaciones puntuales de cambio y adaptación, incertidumbre, estrés, o dolor físico y emocional. A través de la escucha empática y con una fórmula de Flores de Bach personalizada, a medida de cada ser y situación. 

Si lo que has leído te resuena, no dudes en escribirme. Y, mientras tanto, te invito a leer sobre las Flores de Bach para Animales; a conocer la maravillosa Profecía de Shambhala, de origen tibetano, que nos habla de las dos armas de este tiempo: la compasión y la comprensión. O sobre la Comunicación No Violenta, una cosmovisión para un nuevo estilo de relaciones.

CONSULTAS

Una conversación de 45 minutos donde la protagonista eres tú.
Y en la que descubriremos las Flores de Bach que mejor pueden acompañarte en este momento de tu proceso.

Incluye fórmula personalizada de Flores de Bach