Categorías
Comunicación No Violenta

Comunicación No Violenta

La Comunicación No Violenta: una herramienta para el camino del autoconocimiento y el crecimiento personal.

El principio: Compasión y (auto)empatía

Desarrollado en los años 60 por Marshall Rosenberg, la Comunicación No Violenta (NVC por sus siglas en inglés) es “un enfoque específico de la comunicación—hablar y escuchar— que nos lleva a dar desde el corazón, a conectarnos con nosotros mismos y con otras personas de una manera que permite que aflore nuestra compasión natural.” (1)

Parte de la capacidad innata del ser humano para la compasión y la empatía; y define nuestras acciones como estrategias, más o menos eficaces, para satisfacer nuestras necesidades. De modo que si podemos reconocer los Pensamientos y Sentimientos que rodean las Necesidades que buscamos atender; entonces, podemos tomar conciencia de nuestras palabras, y expresarnos con mayor claridad cuidando tanto nuestras necesidades profundas como las ajenas. Y de igual modo, intercambiar la información necesaria para resolver conflictos y diferencias de un modo pacífico.

Lo que busco en mi vida es compasión, un flujo entre mí y los otros, que se basa en un mutuo dar desde el corazón.

Marshall B. Rosemberg

En este proceso es muy interesante descubrir (o tener presente) que los Sentimientos y las Necesidades son universales e iguales para todos. Y que es en la estrategia para satisfacer estas necesidades, donde diferimos unos de otros. Veamos un ejemplo:

Ante la necesidad de Alegría y Celebración de dos personas, una de ellas puede optar por organizar una fiesta con sus amigos de la universidad, para bailar y cantar con la música alta hasta bien entrada la madrugada. Y al mismo tiempo otra persona —su vecina pongamos por caso— prefiere disfrutar de una cena tranquila con sus familiares más allegados en una velada al aire libre en la terraza de su casa. Es decir, dos estrategias diferentes para atender la misma necesidad. Que pueden entrar en conflicto entre sí cuando atendemos únicamente nuestra propia necesidad.

Cuando escuchamos los sentimientos y necesidades de la otra persona, reconocemos nuestra humanidad común.

Marshall B. Rosemberg

CNV: Una cosmovisión

Un aspecto de la Comunicación No Violenta que aporta mucha luz sobre las relaciones interpersonales, es el cuidado en tres niveles interconectados. Dentro de uno mismo, entre otros y dentro de los grupos y sistemas sociales. Esta mirada se basa en un paradigma de colaboración restaurativo y respeto mutuo, en lugar de un paradigma de dominación retributivo basado en el miedo.

Rosenberg sostiene que “si nos atenemos a los principios de la CNV, con la única motivación de dar y recibir de una manera compasiva, y hacemos todo lo posible para que los demás entiendan que este es el único impulso que nos guía, se unirán a nosotros en el mismo proceso y acabaremos respondiéndonos mutuamente con compasión.” (2) Si bien esto puede no ocurrir inmediatamente, sí lo hará de forma progresiva.

El proceso de la CNV

El proceso propuesto por la Comunicación No Violenta está formado por 4 componentes que nos ayudan a (1) Expresarnos de forma honesta; y (2) Escuchar empáticamente a los demás. 

El Proceso de la CNV

1. Actos concretos que observamos que están afectando nuestro bienestar.
2. Cómo nos sentimos en relación con lo que observamos.
3. Las necesidades, los valores, los deseos… que dan origen a nuestros sentimientos.
4. Las acciones concretas que pedimos para enriquecer nuestra vida.

Este proceso es retante y enriquecedor al mismo tiempo. Retante en tanto que tenemos que desaprender un modo de comunicación (o de no-comunicación) que nos separa de nuestra esencia y de la posibilidad de ver a los otros en plenitud. Enriquecedor porque la propuesta, que requiere voluntad atención e intención—, y que toma un tiempo de aprendizaje, también resulta liberadora. Puesto que nos ayuda a desplegar mayor conciencia y a tener claridad con nosotros y los otros, fomentando un nuevo estilo de relaciones.

Para mostrar las diferencias entre los dos estilos de conciencia y expresión, Rosenberg creó un recurso pedagógico basado en el mundo animal. Donde el Chacal carnívoro representa la comunicación violenta, como símbolo de agresión y dominio. Y la Jirafa herbívora representa la CNV, ya que su cuello largo le da mayor perspectiva sobre los hechos pudiendo hacer observaciones; y su gran corazón simboliza la mirada compasiva de la CNV.

Si cambiamos nosotros, podemos cambiar el mundo y el cambio en nosotros comienza cambiando nuestro lenguaje y los métodos de comunicación.

Arún Gandhi

Pero mucho más que un proceso, la Comunicación No Violenta es un camino de Vida. Un dar y recibir cuya esencia radica en el deseo de conectar y mantener esa conexión —conmigo, con los Otros y lo Otro. Es una herramienta para el camino del autoconocimiento y el crecimiento personal, que está directamente conectada con la mirada sistémica de la ecología profunda y las Flores de Bach. Y este es el espacio interseccional en el que nace El Jardín de Bach.

El Jardín de Bach nace del espacio interseccional de la Ecología Profunda, con las Flores de Bach y la Comunicación No Violenta.

(1) “Comunicación No Violenta. Un lenguaje de vida” Página 18.
(2) “Comunicación No Violenta. Un lenguaje de vida” Página 21.